Archivo de la etiqueta: jordan

Por qué es importante ver The Last Dance?

¿Por qué es importante ver The last Dance?

Si ya sé que este es un blog de Ciclismo, y puede que no seas un fan del básquetbol, puede que nunca lo hayas visto jugar, puede que por un tema de edad (que seas muy joven) o que por alguna extraña razón estuviste en coma o viviendo en una caverna durante los años 90s y no sepas quien es y fue Michael Jordan. Pero eres fan del Basket o practicas cualquier deporte apasionadamente o más aún si tienes aspiraciones de llegar lejos en tu disciplina THE LAST DANCE es un Documental sin exagerar: obligatorio.

Te explicaré lo mejor que puedo, el por qué.

The last dance es una serie de 10 episodios (si diez) que relata con material hasta ahora inédito el detrás de cámara del camino que recorrieron los Chicago Bulls en el año 98´para convertirse en campeones por sexta vez de la NBA. Te estarás preguntando: ¿y para eso 10 episodios? Bueno es que no es solo eso. Esta serie que aspira a convertirse en el mejor documental deportivo de la historia no solo es una interesante fotografía de una época distinta, aunque no muy distante y revisa en detalle el trasfondo personal y lo que creo más relevante, la mentalidad de nuestro protagonista Michel Jordan y lo que significaba ser el icono mundial más grande del deporte hasta hoy. Y quiero destacar que en esa época no existía internet en todos los hogares ni redes sociales.

Sumado a esto también revisa las personalidades de sus compañeros de equipo que aquel entonces también fueron figuras conocidas en todo el mundo, sus mentores y amigos y lo que fue su camino desde sus humildes orígenes hasta llegar a ser indiscutidamente el mejor jugador de básquetbol de la historia. Quizás algunos lo lleguen a superar en números, pero no volverá a haber una dominancia deportiva de tal magnitud dentro y fuera de la cancha y un impacto comercial como el que él le aporto al deporte. Si Mohammed Ali fue un icono que trascendió lo deportivo hasta lo político, Jordan lo fue en lo comercial y como modelo de vida; simplemente todos querían ser como el, e inspiro a las futuras generaciones de grandes jugadores; todos le deben algo a él.

The Black Jesús

El legado de un gran hombre se mide con el paso del tiempo Si para los ciclistas de aquellos tiempos que teníamos como imagen ideal lo que Armstrong representaba (pero resultó todo mentira…) pero el tiempo y ahora reforzado con este material inédito demostró que Jordan lo fue de verdad dentro y fuera de la cancha demostrando una integridad profesional y una fuerza mental única, alimentada por su única ambición: Ganar y no era ganar de cualquier manera era ganar de manera contundente, para no hubiera la menor sombra de duda de que él era el mejor. Lo hizo una y otra vez en cada partido e incluso cuando se dio el capricho de regresar al juego que amaba ya después de un largo retiro y con casi 40 años aun podía llegar a pasar los 50 pts. por partido; lo que para que se entienda mejor: si se tratara de futbol sería equivalente a hacer regularmente 5 goles por partido el solo después de hacerle finta a 3 defensas y al arquero.

 

Ese estatus de infalible que se creó el mismo lo elevó a una posición cercana a una deidad: Científicos estudiaban la dinámica de su salto, la elegancia de sus movimientos pulidos hasta el último detalle. Ver un partido con él en la cancha era un espectáculo te gustara el básquet o no e incluso lo era para jóvenes jugadores que debutaban y lograban compartir la cancha con él. Allen Iverson dijo. “La primera vez que lo vi fue la primera vez que vi un hombre que no parecía real” Lebron James: “para mi verlo fue como ver al Jesús Negro caminando sobre el agua”

Esta posición de Icono claramente tiene sus costos y es un peso extenuante que no puede llevar una persona sin daños colaterales en su vida personal, mucho de eso se habla en el documental: la fortaleza y apoyo que le brindo su padre, el seguir adelante tras perderlo trágicamente. Aun así, cuesta creer que este hombre/deidad no se halla derrumbado por completo y más aun lograr seguir cosechando éxitos.

“Mi padre me enseño que siempre había que transformar algo negativo en algo positivo”

M.J.

“It started with hope” La Receta del Éxito.

 

Si analizamos los factores por los cuales podemos encontrar la ruta del éxito de Jordan no tienen que ver necesariamente con solo unos dotes genéticos, de hecho, siempre hubieron jugadores más dotados que el en ese aspecto: sin embargo, el vio esto no solo como un impedimento si no como algo en lo que debía trabajar más. Así dentro de su obsesividad por mejorar había una increíble atención a cada detalle de la técnica de su juego y no solo estudiaba sus propios movimientos si no los de sus rivales ante cada partido, si encontraba una grieta en su juego la atacaría sin misericordia (sobretodo si lo hacían enojar) su competitividad desde sus años de novato se transformó en algo legendario y dio paso a un largo registro de anécdotas que hoy son relatadas por sus grandes adversarios de cancha y muchas aparecen en el documental.

Era su fuerte mentalidad completamente enfocada en la mejora continua la clave para seguir adelante: En un deporte grupal hay más factores que influyen en obtener logros; puede que un compañero se equivoque y no tú, puede que tomes la responsabilidad de un tiro ganador y falles por lo que una mentalidad ganadora tiene que ver más con la actitud frente a los momentos malos: en una derrota vez de apuntar con el dedo, examinar lo que se puede mejorar y trabajar en ello y seguir adelante. Eso en momentos como los que vivimos es más contingente que nunca.

«He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces se me ha confiado tomar el tiro ganador y fallé. He fallado una y otra vez en mi vida. Y es por eso que tengo éxito.»

M.J.

“Theres no “I” on Team… but there is “I”on win”

Parte de un éxito sostenido es el liderazgo. Puedes tener al equipo más talentoso junto a ti o bien individualmente ser el mejor jugador del mundo, pero si no logras amalgamar toda esa energía en una misma dirección no llegarás. Jordan tuvo la fortuna y también la lucidez de rodearse de grandes mentores y escucharlos, sus padres, entrenadores y buenos amigos fueron clave en su madurez personal y así también el sobrellevar la perdida de algunos de ellos.

Por lo que la etapa final en la evolución de este icono fue aprender a liderar. Cuando Jordan conoció a su entrenador Phill Jackson que era una especie de maestro zen, Phill le dijo la clásica frase deportiva que traducida del inglés seria “no existe la letra “I” (yo) en la palabra Team (equipo)” a lo que el aun joven Jordan le respondió: “pero si existe en “WIN” (ganar).

Lo que Jackson trató desde ese entonces y consiguió fue que el ya Jugador más grande de la historia (y probablemente más obsesionado con ganar) entendiera que si quería obtener triunfos como equipo o sea ganar más campeonatos debía hacer sacrificios como como jugador individual. Lo que se traduce en pasar más el balón y anotar menos individualmente, para que su equipo anotara más como conjunto y a la vez hacerse cargo cuando las cosas se pusieran feas, asumir responsabilidad por eventuales fracasos y mantener la motivación alta.

Algo que por simple que suene no vemos en los jugadores de hoy que básicamente se dedican a cuidar sus estadísticas para subir su valor individual en el mercado y ser transferidos a un mejor precio a otro equipo, el amor por la camiseta es algo circunstancial y un tema de sueldos.

Contrario a esto Jordan se quedó inmutablemente en su equipo hasta lograr armar una escuadra ganadora “una familia” la cual trataba con “amor duro” a veces demasiado duro ya que los media con sus propios estándares y los forzaba física y mentalmente para elevar su nivel por momentos casi tiránicamente era su estilo de liderazgo un líder que marcaba el ejemplo pero que en el fondo quería que sus compañeros supieran lo que era el sabor de la victoria que el ya conocía.

Luego se lo agradecieron.

Jordan fue el último de una especie ya extinta. Un tipo rudo, el ultimo macho alfa supremo del deporte. No importaba la situación se mantuvo firme: con presión de los medios, enfermedad, dolor, problemas personales una vez parado en la cancha y lo que duraba el juego jamás abandonó a su equipo. Coincidiendo con sus últimos días en el juego; el mundo fue cambiando su concepto de masculinidad hacia algo más blando y el Juego del Basquetbal también se volvió más suave: La NBA cambio sus reglas: se penaliza más el juego agresivo se limita el contacto en el marcaje lo que deriva en marcadores más abultados. Lejos quedaron los años en que había en cada equipo especialistas de la defensa y la falta, y también quedaron atrás rivalidades históricas y momentos de tensión en la cancha. Una fisicalidad que rayaba en la violencia explicita para evitar anotaciones rivales.

En esa jungla dominó indiscutidamente el rey Jordan y sus Bulls aguantando palizas tremendas y en una era llena de quipos con tremendos talentos, para hacerlo recurrió a otro elemento de su mentalidad: el buscaba la manera de motivarse ante cada situación o adversario: cada vez que entraba a la cancha no era trabajo: era una lucha personal. En cada partido buscaba algo que él llamaba “fuel” combustible o leña para encender el fuego, podía ser de que se enfrentara a alguien que el considerara un rival de respeto se lo faltaran y un adversario dijera que no sabía hacer triples: Le ponía 6 tiros al hilo en la cara. Que los periodistas dijeran que había un nuevo jugador que iba a ser mejor que el: Lo marcaba hasta que anotara cero puntos y él le hacia 40, Si un entrenador rival decía que ya estaba viejo: Le hacía más de 60 puntos el día del partido. En fin, cualquier cosa le servía de desafío historias dentro y fuera de la cancha hay cientas.

Este comercial resume la actitud de Jordan en sus palabras: 

«Desafíame, duda de mí, fáltame el respeto, dime que estoy más viejo, dime que estoy más lento, dime que ya no puedo volar…quiero que lo hagas.»

¿Competitividad casi enfermiza? Probablemente, pero también eso nos habla de su pasión por el juego y por qué no; por la vida en su esencia: la única forma de acceder a la POSIBILIDAD de obtener resultados excepcionales es si dedicamos el 100% cada día a la tarea que tenemos en las manos.

 

Estado ZEN

Finalmente, lo último que quiero rescatar es algo que no aparece literalmente en el documental es algo que sucedió tras de cámara:

Un periodista encargado de hacer una biografía de Jordan le preguntó: ¿Cuándo estás en esos segundos finales en los que debes tomar ese tiro decisivo… no te da miedo fallar?

Jordan: “y por qué habría de preocuparme por un tiro que aún no he fallado?

Esta frase no solo revela la actitud de vida estoica de Jordan si no algo mucho más profundo: su completa y absoluta conexión con el momento presente. En la vida, en la bici y el todo: si dejamos que el miedo al futuro nos paralice seremos incapaces de tomar aquella decisión o realizar ese salto. A su vez si cargamos con el pasado llevaremos un peso que también nos impedirá avanzar con libertad.

¿Nadie sabe al final cuantos partidos le quedan por jugar? ¿Por qué no jugamos este como si fuera el ultimo baile?

Y finalmente que mejor alegoría de la vida para entender la verdadera naturaleza de la Igualdad, que una cancha de Básquetbol:

Entran 5 jugadores por lado, todos armados con lo mismo: solo sus uniformes y zapatillas, las mismas reglas del juego se aplican a todos. Sin embargo, por más niveladas las condiciones del juego jamás podrás impedir que entre ellos nazca uno más esforzado o con mejores condiciones naturales, más inteligente o rápido y que irremediablemente destacará entre todos los demás. ¿Que vas a hacer? quejarte? pedir una ley que evite que salte más alto que tú?, ¿Ponerle zapatillas con cohetes a los demás?, ¿prohibirle que juegue? NO, ya que a única manera de hacer que sean todos iguales cuando las oportunidades son las mismas sería nivelar hacia abajo. ¿Qué es lo que debes hacer? Primero aceptar que todos somos diferentes y que lo más que podemos exigir en la vida es que la cancha tenga las mismas reglas para todos y reconocer tus debilidades y fortalezas luego trabajar en ellas el resto de tu vida. Si el mejor de todos los tiempos lo hizo, con mayor razón nosotros también.

«Never say never, because limits, like fears, are often just an illusion.» M.J.

Puedes Encontrar The Last Dance en Netflix.